VALLADOLID - SANIDAD
Viernes, 22 de Mayo de 2020

Casado recuerda que Castilla y León se adelantó y el 9 de marzo ya pidió al Gobierno limitar la movilidad

ICAL - La consejera precisa que se actuó desde el primer momento en que la Consejería recibió la comunicación del riesgo

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, precisó hoy que Castilla y León se adelantó a otras autonomías y ya el 9 de marzo solicitó al Ministerio de Sanidad medidas de contención y limitación de la movilidad, ante lo que estaba ocurriendo en comunidades limítrofes como La Rioja y Madrid. De este modo salió al paso preguntada en la rueda de prensa para explicar la evolución del COVID-14 sobre las declaraciones de su directora general de Salud Pública, Carmen Pacheco, que explicó que el 28 de enero su departamento comunicó a la gerencia de Sacyl el riesgo ante el coronavirus.

Casado explicó que en el momento en que el Ministerio les comunicó lo que estaba ocurriendo se activaron todos los protocolos y se desplegaron todos los planes de contingencia tanto en Atención Primaria, como Especializada y Emergencias, en los servicios hospitalarios y en las ucis. También, dijo que, "ante lo que podría suceder", comenzaron a contabilizarse dotaciones de equipos de protección individual, al tiempo que se activó el teléfono de atención 900 que ha sido "clave cuando se encendió la bombilla" y la situación comenzó a dispararse en Castilla y León.

Es más, explicó que la Junta acordonó antes del decreto de alarma Miranda de Ebro, y el 9 de marzo pidió al Gobierno que Castilla y León fuera declarada en situación de alarma, y los colegios no se cerraron antes porque no tenía sentido sin la medida del confinamiento y la cuarentena social.