VALLADOLID - SANIDAD
Viernes, 22 de Mayo de 2020

La directora general de Salud Pública asegura el 28 de enero su departamento ya alertó del riesgo del coronavirus

ICAL - Carmen Pacheco destaca que la Red de Vigilancia Epidemiológica funcionó bien en todo momento

La directora general de Salud Pública de la Junta, Carmen Pacheco, defendió hoy la gestión de la crisis de su departamento y aseguró que el 28 de enero ya se comunicó oficialmente la existencia de riesgo para la Comunidad por el coronavirus, a la vez que solicitó la activación del Plan Específico de Prevención de Riesgos Laborales. Además, indicó que un día después ya estaban elaborados los primeros borradores para Atención Primaria, Atención Hospitalaria y Emergencias Sanitarias.

Pacheco, en su comparecencia esta mañana ante la Comisión de Sanidad de las Cortes, resaltó que la Red de Vigilancia Epidemiológica funcionó bien en todo momento a pesar de la magnitud del COVID-19, aunque advirtió que es necesario reforzar los recursos humanos del departamento que dirige para poder garantizar un relevo generacional a corto plazo.

La directora general de Salud Pública respondió así a las críticas lanzadas por la portavoz del Grupo Socialista, Inmaculada García, que indicó que una de las razones de la alta incidencia del coronavirus en la Comunidad fueron los fallos de la Red de Vigilancia Epidemiológica, y achacó la alta incidencia de casos de coronavirus a la cercanía con Madrid. En este sentido, recordó que fue el propio vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, antes de la declaración del estado de alarma, el primero en solicitar que se limitara la movilidad entre Castilla y León y Madrid para evitar la propagación de casos.

Al mismo tiempo, insistió en que todas las decisiones adoptadas por la Junta para el proceso de desescalada se están tomando en base a criterios epidemiológicos y sanitarios, a la vez que argumentó que ahora será la “superpotente” Atención Primaria la encargada de la detección precoz de los casos, para lo que se ha reforzado con la contratación de personal sanitario y se ha dotado a todos los centros de salud del material necesario para tomar las muestras de los test PCR.

A su vez, la portavoz socialista, que reclamó un incremento del “ridículo” presupuesto del que dispone Salud Pública, también argumentó que el sistema sanitario de la Comunidad no podrá soportar un rebrote, por lo que reclamó una perfecta organización de los sistemas de rastreos y una mayor capacidad en la realización de pruebas PCR.

Inmaculada García también criticó la gestión de las residencias de ancianos y al igual que portavoz del Grupo Mixto, Pedro Pascual, que puso en duda el modelo de residencias de mayores de la Comunidad y reclamó la obligatoriedad de dotar a todos los centros de profesionales sanitarios.

Además, el procurador de Por Ávila aseguró que es necesario aprender de los errores cometidos durante esta crisis e indicó que el primer paso debe ser incrementar notablemente la inversión para tener un sistema sanitario “preparado y con garantías”.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Juan Pablo Izquierdo, defendió la gestión de la Consejería de Sanidad, puso en valor su transparencia a la hora de informar, “al contrario que otras administraciones”, y destacó que la prudencia a la hora de la desescalada es la mejor garantía de avanzar de forma segura.

Mientras tanto, el portavoz del Grupo Popular, Alejandro Vázquez, aprovechó su intervención para criticar la reacción tardía del Gobierno de España, a la vez que reclamó que se destinen recursos suficientes para contar con una red de vigilancia proactiva, capaz de reaccionar rápidamente. Además, también aconsejó reforzar la campaña de vacunación de la gripe, para evitar que esta enfermedad pueda coincidir con un repunte de los casos de coronavirus.

Colaboración

En su intervención Pacheco también agradeció la colaboración ciudadana, “sin cuya comprensión y colaboración no hubiésemos conseguido el freno de esta pandemia”, y recordó que “como sociedad hemos tenido que pagar un precio muy alto que nunca deberemos olvidar”. A su vez, también dio las gracias a todos los profesionales del sistema de salud pública que han trabajado sin “tregua y con dedicación”.

La directora general también resumió las principales características de los casos de COVID-19 registrados hasta ahora en la Comunidad, un total de 24.926 hasta el pasado 20 de mayor, destacando que la edad media del total de los casos es de 65 años y que el grupo de edad con mayor número de positivos son las personas mayores de 65 años.

Además, explicó que el 59,5 por ciento de los contagiados son mujeres y que del total de afectados el 30 por ciento necesitaron ingreso hospitalario y el 7 por ciento en UCI. Hasta ahora, la incidencia acumulada en Castilla y León es de 1.039 casos por 100.000 habitantes, siendo las provincias de Soria y Segovia las más afectadas.

En cuanto a los fallecidos, explicó que el 75 por ciento de las víctimas mortales tenían algún factor de riesgo y enfermedad de base y que el 94,5 por ciento tenían 65 o más años. Sobre los profesionales sanitarios, indicó que han sido 3.244 los contagiados, lo que suponen el 13 por ciento de todos los casos notificados.

Además de repasar de forma somera todas las medidas tomadas por su departamento, recalcó que desde el primer momento de la crisis uno de los objetivo de la Consejería de Sanidad ha sido trasladar toda la evidencia científica disponible, “a pesar de las numerosas incertidumbres”, para proteger a la población. “Se nos puede haber acusado en ocasiones de excesiva prudencia, con la aplicación de medidas excepcionales en las primeras agrupaciones de casos, o también patente en nuestras propuestas de desescalada, pero reparemos en los daños que podría ocasionar la alternativa contraria”.