BURGOS - SANIDAD
Miércoles, 21 de Julio de 2021

El Colegio de Médicos de Burgos pide a la sociedad burgalesa que extreme la precaución ante el avance “imparable” de la quinta ola

ICAL - Recuerdan que la variante delta es “mucho más contagiosa” y hay que ser “cautelosos” incluso habiendo sido vacunados

El Colegio de Médicos de Burgos hizo hoy un llamamiento a la sociedad burgalesa para que extreme la precaución ante el avance “imparable” de la quinta ola en la provincia. A través de un comunicado recordó que “no es momento de bajar la guardia” , dado que “sigue habiendo una gran carga asistencial” principalmente en Atención Primaria, los Servicios de Urgencias, neumología y unidades de cuidados intensivos. 

En este sentido recuerdan que Burgos se encuentra a la cabeza en el número de positivos de todo Castilla y León, con una incidencia acumulada en niveles de riesgo muy alto con  cifras que superan los 44.481 positivos. Por ello, reclaman que se extremen las medidas de seguridad: distancia social, evitar las aglomeraciones y uso de mascarilla e higiene de manos. Asimismo, destaca que en interiores es necesario hacer uso de mascarilla, máxime si se trata de personas no convivientes.

Desde el Colegio de Médicos denuncian además que el aumento de los contagios en Castilla y León, y en Burgos ha crecido de manera exponencial en las últimas semanas, lo que está generando una presión “insoportable” en Atención Primaria, y una carga cada vez mayor en hospitalaria y la unidad de UCI del Hospital Universitario de Burgos, así como saturando los Servicios de Urgencias.

Es por ello, que los médicos burgaleses vuelven a recordar que “el COVID-19 sigue muy presente en nuestras vidas”, y más con una variante delta mucho más contagiosa y que afecta a personas que aún no han sido vacunadas o no han recibido la pauta completa, además de a las que ya lo han hecho que también pueden ser objeto de infección y transmisión.

Con todo, recuerda que la vacuna es efectiva y el arma más poderosa para poder combatir al virus que lleva presente en nuestras vidas desde hace más de 16 meses. “Nuestros profesionales están cansados y agotados y no podrían soportar otro receso por la relajación de medidas o la imprudencia de los ciudadanos”, apostillan desde el órgano colegial burgalés.