VALLADOLID - SANIDAD
Jueves, 10 de Junio de 2021

Consejo- El coste para dotar a Castilla y León de medios frente al COVID-19 supera los 15 millones de euros

ICAL - La inversión ha permitido comprar epis, así como adaptar instalaciones y centros

La Junta ha destinado más de 15 millones de euros a la lucha contra el COVID-19, a través de  87 resoluciones y órdenes de emergencia, para dotar a Castilla y León de equipos de protección individual (EPI), material y equipamiento sanitario; así como para poner en marcha servicios y obras necesarios para seguir cubriendo las necesidades tanto de los trabajadores del Servicio de Salud de la Comunidad, como de los usuarios.

El carácter altamente infeccioso del virus ha aumentado exponencialmente la demanda asistencial, y como consecuencia de ello ha resultado necesario, durante el tiempo de pandemia, dar respuesta inmediata a los pacientes, adaptar los espacios destinados a su atención, arbitrar los medios necesarios para organizar a los profesionales de forma eficiente y segura, y equipar los espacios utilizados para aumentar la eficiencia asistencial de los servicios.

El Consejo de Gobierno repasó hoy estos expedientes, entre los que figura una partida de 7,29 millones de euros para la compra de batas impermeables de protección biológica, maletas de almacenaje y transporte de material de vacunación, monitores desfibriladores y mochilas para material de soporte vital. Además, esta partida se ha empleado para la contratación de las obras de la Unidad Regional de Biocontención -situada en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid-, así como para el desarrollo de una herramienta informática para la recogida de resultados de las pruebas Covid de empresas privadas para la GRS.

En el ámbito de la Comunidad, también se invirtieron 56.324 euros más en los servicios territoriales de Sanidad de la Comunidad. En concreto, en la compra de nueve congeladores para el almacenamiento de vacunas contra el coronavirus y en la contratación de los servicios de distribución y entrega de las vacunas Janssen y Moderna.

Partidas por hospitales

En el caso concreto del Complejo Asistencial Universitario de Burgos, se llevó a cabo la contratación de servicios asistenciales en clínicas privadas, motivado por el cierre de quirófanos del centro asistencial de Sacyl debido a la pandemia; así como del servicio de oxigenoterapia para pacientes agudos y subagudos de los centros residenciales y sociosanitarios de la provincia. Todo ello con un coste total de 239.533 euros.

Mientras, en la provincia de León se invirtió algo más de un millón de euros, de los que 980.593 euros fueron para el Complejo Asistencial Universitario leonés. Esta partida económica se utilizó para la compra de material sanitario, tal como reactivos y material fungible para la realización de PCR y desfibriladores con monitor; para el suministro, instalación y puesta en funcionamiento de dos salas de radiología digital y, finalmente, para la contratación de los servicios de televisión en abierto para los pacientes ingresados en el centro y de asistencia privada para la realización de la cirugía no demorable y de máxima prioridad que no se podía llevar a cabo en las instalaciones públicas como consecuencia de la atención COVID-19.

Los 49.368 euros restantes se destinaron a los centros de Atención Primaria de León. Se emplearon para financiar el transporte de muestras biológicas derivadas de las pruebas PCR desde los centros sanitarios, hasta los laboratorios encargados de su análisis.

En la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Palencia se procedió a la ampliación de las labores de limpieza de la zona Covid del Complejo Asistencial Universitario palentino, así como a garantizar la higienización del Complejo Asistencial San Juan de Dios. También se contrató el servicio de manutención de los pacientes y el personal de guardia del San Juan de Dios y la gestión de los residuos sanitarios grupo III del mismo. 

Además, se autorizó la compra de un micrótomo automatizado para el Servicio de Anatomía Patológica y de dos cardiotocófrafos para el servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Río Carrión, una mesa quirúrgica para el Hospital San Telmo, dos paneles digitales para los centros de salud de Guardo y Cervera, y un respirador neonatal para el servicio de Pediatría del complejo hospitalario. Con un presupuesto total de 575.151 euros.

Por su parte, la Gerencia de Atención Especializada de Salamanca recibió una partida de 16.544 euros, que se ha usado para la contratación del servicio de transporte de profesionales de la salud entre los Hospitales Virgen del Castañar de Béjar y el Hospital de los Montalvos de la capital salmantina. Esto fue debido a la reorganización de efectivos necesaria para poder atender a los pacientes del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca con las distintas olas de contagios que durante la pandemia.

Otros 3,07 millones de euros se destinaron a la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Segovia, con el fin de adquirir batas impermeables de protección para los trabajadores y diverso material sanitario como reactivos para diagnóstico COVID-19; monitores desfibriladores portátiles con marcapasos y cabeceros y rack de comunicaciones para  el servicio de Urgencias del Complejo Asistencial de Segovia. Asimismo, se ha financiado la ampliación de seis puestos de UCI para las mismas instalaciones hospitalarias.

También se contrató el servicio de oxigenoterapia para pacientes agudos y subagudos de los centros residenciales y sociosanitarios de la provincia y se han realizado diversas obras para adaptar las instalaciones hospitalarias segovianas a la realidad de la pandemia. Entre ellas, todas las necesarias para crear un nuevo circuito Covid en Urgencias, adaptar la sala de espera de este mismo servicio para los acompañantes de los pacientes, adecuar el acceso a triaje para este doble circuito o la apertura de una puerta adicional para que este sistema funcione.

Edificio Rondilla

En el Área de Salud Valladolid Este se invirtieron 974.800 euros, de los que 836.561 euros fueron para los servicios de Atención Especializada. Este presupuesto se destinó a la adquisición de kits de diagnóstico molecular de las nuevas variantes del virus SARS-COV-2 para el Instituto de Microbiología de Castilla y León; y al equipamiento requerido para condicionar los espacios destinados a la atención de pacientes de coronavirus no hospitalizados en el Hospital Clínico Universitario.

Asimismo, se contrató la obra e instalación de un nuevo módulo de urgencias en el Hospital de Medina del Campo y se han adquirido suministros para el Edificio Rondilla, tales como video-porteros, sistemas de enclavamiento y sobrepresión en esclusas, puertas para el servicio de cocina y carpintería metálica. En el presupuesto mencionado se han incluido también múltiples servicios y obras necesarios para adaptar el Edificio Rondilla a la gestión de la pandemia y crear la zona Covid del mismo como, por ejemplo, instalación y montaje de puertas automáticas, recubrimiento de conductos de calefacción, albañilería, adecuación de las salas de mortuorio, adaptación de los controles de enfermería o reparación de aseos y tuberías, entre otras.

La Gerencia de Atención Primaria del Área de Salud Valladolid Este recibió los 138.239 euros restantes, partida económica que se empleó para la formalización de los contratos de limpieza, lavandería y transporte de los centros adscritos a ésta.

La inversión destinada al Área de Salud Valladolid Oeste fue de 1.070.682 euros. Parte de ella, 935.082 euros, invertida en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid para la compra de equipos de ventilación no invasiva para las áreas de tratamiento Covid, un respirador y una carpa de triaje; así como para la instalación y suministro de dos salas de rayos X. Además, se han contratado los servicios de realización de procedimientos quirúrgicos de cirugía general, digestivo, oftalmología y traumatología en centros privados; y de oxigenoterapia para pacientes agudos y subagudos de patologías respiratoria.

Por otro lado, la Gerencia de Atención Primaria del ASVAO recibió 135.600 euros. Con ello se adquirieron sistemas inalámbricos de imagen digital para los centros de salud de Laguna de Duero, Tordesillas, Medina de Rioseco y Villalón de Campos; y se contrató el servicio extraordinario de recogida, transporte y eliminación de los residuos producidos por el proceso de vacunación masiva en los centros asistenciales de Valladolid.

Finalmente, a la Gerencia de Asistencia Sanitaria de Zamora se destinó un montante económico de 691.696 euros. Esta cantidad se usó para garantizar el suministro de kits de realización de pruebas para la detección de las nuevas variantes del virus SARS-COV-2, la puesta en marcha de una sala de radiología robotizada con telemetría y tubos con escobillón nasofaríngeo para el Complejo Asistencial de Zamora.

Por último, también se contrató el servicio de oxigenoterapia para pacientes agudos y subagudos de los centros residenciales y sociosanitarios de la provincia y el servicio de limpieza, higienización y desinfección extraordinario de los centros de salud, instalaciones hospitalarias y del centro de vacunación Ramos Carrión.