FS /ICAL - Gasto farmacéutico en Castilla y León (10cmx8cm)
VALLADOLID - SANIDAD
Domingo, 12 de Mayo de 2024

La factura farmacéutica vuelve a batir récord: 743,73 millones en el último año, un crecimiento del 40% en la última década

S. Calleja - Desde 2013 el gasto no ha parado de aumentar, con subidas anuales medias de cerca de 70 millones

El gasto farmacéutico a través de receta suma y sigue y su tendencia al alza no tiene freno. El último año volvió a batir récord con una factura de 743,73 millones de euros, lo que se traduce en un incremento superior al 41 por ciento en la última década, cuando anotó 527 millones de euros. Aquel año, 2013, fue de contención, ya que se cerró un un 6,19 por ciento menos que en el ejercicio anterior. Desde entonces, la curva no se ha vuelto arromper, y anota subidas anuales medias de cerca de 70 millones, según ponen de manifiesto los últimos datos de Sacyl a los que ha tenido acceso Ical.

En el año 2018 la factura superó la barrera de los 600 millones y en cinco más, en 2022, la de los 700, con 720,55 millones, lo que indica con el dato cerrado de 2023, que en cinco años ha crecido un 20 por ciento. En el último, un 3,22 por ciento.

Las razones del crecimiento de este gasto, que tensiona siempre los presupuestos sanitarios de Castilla y León y del resto de autonomías, hay que buscarlos en el incremento de la edad media de la población, los perfiles pluripatológicos, la cronicidad y la aparición de nuevos principios activos en el mercado, muy caros pero que el sistema debe asumir.

Este gasto representa la cuantía que se financia de todos los medicamentos prescritos y dispensados en receta del conjunto de Sacyl. En 2023, el gasto al mes por persona protegida, que incluye el reintegro de gasto por aportación, fue de 26,50 euros (hace diez años, en 2013 era de 18,28), lo que implicó una factura de 313 euros anuales, por encima de los 219,37 de hace diez años, y con repunte del 3,27 por ciento sobre el dato de 2022.

Por lo que respecta al gasto medio por receta, durante 2023 el importe medio fue de 11,99 euros, un 0,49 por ciento superior al del año anterior. Hace diez años eran 10,97 euros.

Las que más consumen

Por provincias, se observa que más del 68 por ciento del gasto total farmacéutico se produce en las provincias de León, Valladolid, Salamanca y Burgos. La primera cerró el año con una factura de 160,11 millones, el 21,53 por ciento del total de la Comunidad y un repunte del 21,53 por ciento, mientras que la segunda alcanzó los 135,41 millones, el 18,21 por ciento del gasto autonómico y con un repunte del 3,74 por ciento.

Mientras, Salamanca consumió, con 109 millones, el 14,6 por ciento del total, al experimentar una subida del 3,78 por ciento, y Burgos, 102,74 millones, el 13,81 por ciento, y un repunte del 3,08.

El gasto más bajo se observó en la provincia de Soria, con 25,4 millones (el 3,43 por ciento del total) y una subida del 2,45 por ciento; seguida por Ávila, que facturó 58,7 millones, el 7,89 por ciento, y creció un 3,17 por ciento.

Por su parte, la provincia de Palencia anotó un gasto de 50,33 millones, un 2,53 por ciento más, lo que representó el 6,7 por ciento de la factura de la Comunidad. Mientras, Segovia anotó 40,3 millones de gasto, que con una subida del 4,39 por ciento, representó el 4,42 por ciento del total de la Comunidad.

Si bien, si se analiza el gasto por persona protegida, las provincias de de Zamora (32,41), Ávila (31,27) y León (30,92) fueron las que generan un mayor gasto, al superar los 30 euros por persona, mientras que Valladolid fue la que tuvo menor gasto, con 21,65 euros. En Burgos fue de 24,26; en Palencia, de 27,59; en Salamanca, de 27,98; en Segovia, de 22,26, y en Soria, de 23,55.

Respecto al año anterior, se incrementó el gasto por persona protegida en todas las provincias, con repuntes que varían entre el 2,04 por ciento de Soria y el 3,78 por ciento de Segovia.

Grupos terapéuticos

Los grupos terapéuticos que supusieron mayor gasto en medicamentos en 2023, al igual que años anteriores, fueron los del sistema nervioso (22,06 por ciento); tracto alimentario y metabolismo (22,07 por ciento), y sistema cardiovascular (17,94 por ciento). Entre los tres representaron más del 60 por ciento del gasto.